jueves, 22 de septiembre de 2016



Por su posición a la vanguardia del conocimiento del cerebro, el neuromarketing tiende a levantar expectaciones. Su nombre inspira sofisticación e invita a soñar con una solución total en investigación de mercados. Sin embargo, más allá de titulares y fuegos de artificio, una pregunta se impone: realmente, ¿para qué sirve el neuromarketing?

Lo cierto es que todo depende de la tecnología que se emplee y la rama del marketing a la que se aplique. Por un lado, las tecnologías cuentan con autonomías motosensoriales distintas y alcances diferentes a la hora de medir procesos cognitivos y emocionales.   Por otro lado, las diferentes ramas del marketing exigen al sujeto un ejercicio mayor o menor de sus facultades motoras, sensoriales, cognitivas y emocionales. Así un scanner de fMRI puede servir para monitorizar las emociones al ver un anuncio de televisión, pero ser completamente inútil para evaluar experiencias en eventos.  

Para ayudar a aquellos que quieran saber si las tecnologías neuro y biométricas pueden ayudar a mejorar sus acciones de marketing, he decido crear una serie de tablas que valoran la utilidad de cada solución práctica en diversas situaciones.

La valoración se ha realizado en base a 4 ejes: motor, sensorial, emocional y cognitivo. Las siguientes tablas son el resultado de un análisis de compatibilidad y  ponderación de los 4 aspectos. 


El estudio presenta una valoración en grado de utilidad-muy útil, útil, algo útil e incompatible .  Os dejo la presentación de la escala para una interpretación más certera.




Y sin más dilación aquí tenéis las tablas de análisis. 








 

0 comentarios:

Publicar un comentario