jueves, 1 de mayo de 2014


El neuromarketing es una disciplina  que aún está en pañales.  Ha habido hallazgos interesantes y las perspectivas de algunas de las investigaciones de este campo resultas prometedoras. Sin embargo, siendo honestos, hoy en día el neuromarketing se enfrenta a grandes problemas que limitan sus aportaciones.

 Un grupo de estudiantes de la UPV/EHU realizó un destacado trabajo sobre el neuromarketing en este sentido. Éstos fueron algunos de los problemas que encontraron:

1.- Costes elevados
Comparados con otros métodos de investigación, los precios del neuromarketing resultan prohibitivos. El uso de una máquina de resonancia magnética llega a rondar 550 $/ hora, por lo que no es difícil que es un estudio supere el millón de dólares. El gasto obviamente aumenta con el tamaño de la muestra.

2.- Tamaño de la muestra  
Por motivos de coste, las muestras de los investigaciones de neuromarketing suelen ser un tanto pequeñas. Si las investigaciones convencionales optan por unos cientos de individuos, es raro encontrar muestras mayores 50 individuos. En estas circunstancias, existen dudas de que la muestra sea representativa, más aún cuando se trata de un tipo de investigación que no ha consolidado sus métodos y aborda un ámbito de extrema complejidad como es el cerebro. 

3.- Ausencia de estándares
Al ser una disciplina joven, cada consultora ha desarrollado su propio sistema de investigación, con su propia tecnología y sus propias medidas. Esto hace imposible que una empresa que contrate el servicio de dos consultoras de neuromarketing, pueda comparar los estudios entre sí.

4- Falta de comunicación entre expertos
Dada la competitividad entre consultoras, existe un gran recelo sobre revelar los datos de investigaciones. Esto impide conocer que métodos están funcionando y cuáles no. Ese conflicto de intereses se extiende a la hora de difinir conceptos y métodos de medición, pues cada cual trata de imponer el suyo, creando confusión y disuadiendo a posibles clientes. 

Pese al caos existente ahora, estos problemas tienen solución.A medida que la tecnología mejore, disminuirán los costes, la investigación será más precisa y se podrán tomar muestras mejores. También a medida que una empresas triunfen y otras caigan, se irán imponiendo unos conceptos y estándares de medición. Lo que hay que considerar es que, hasta que estos avances se produzcan hay que tener cuidado y ser realistas con lo que el neuromarketing nos puede proporcionar hasta el momento. 

1 comentarios: